LOS COMERCIOS DE LOS 12 DISTRITOS TAMBIÉN ACIERTAN

 

Los comercios, bares y restaurantes, así como otros establecimientos como fruterías y pequeños negocios que generan residuo orgánico en el desarrollo de su actividad, también son protagonistas en la implantación de este nuevo sistema de recogida en Madrid.

 

Desde que comenzó la campaña informativa en diciembre pasado, hemos visitado más de 5.800 comercios de los doce distritos en los que se recoge el residuo orgánico. Esta acción informativa aún no ha terminado y el equipo de educadores de la campaña sigue visitando comercios, restaurantes o pequeñas tiendas de barrio que generan orgánica.

 

En estas visitas los comerciantes aprovechan para resolver dudas sobre esta separación, al mismo tiempo que nuestros educadores les entregan un tríptico informativo específico para ellos, un adhesivo con información general sobre la separación de residuos ─para colocar en la zona de contenedores y facilitar así la correcta separación de residuos en su negocio─ y un adhesivo para poner en el escaparate que les identifica como comercio que separa la orgánica. ¡Ya son más de 2.800 los comercios que lo han colocado en sus puertas o escaparates!

 

Además de esos materiales informativos, “Acierta con la orgánica” entrega, a todos los comercios que tienen que sacar los residuos orgánicos al contenedor de tapa marrón ubicado de calle, un cubo de 60 litros con ruedas para facilitarles este transporte. Si necesitas uno, puedes solicitarlo a través de nuestra cuenta de correo electrónico organica@madrid.es. ¡Ya hemos entregado más de 200!

 

Aunque al principio se sorprenden, los comerciantes entienden que, a diferencia de los hogares, ellos no puedan depositar en el contenedor de tapa marrón los restos crudos de carne y pescado: ¡solo los restos cocinados!

 

Una curiosidad: dentro de los negocios y comercios que generan orgánica, quedan excluidos las pollerías, las carnicerías y las pescaderías. Eso es debido a que en estos establecimientos se generan subproductos de origen animal no aptos para el consumo humano y, por ello, deben estar adscritos a un sistema de gestión especial denominado SANDACH. Así se minimizan los riesgos para la salud humana, la sanidad animal o el medio ambiente y, por encima de todo, se garantiza la seguridad de la cadena alimentaria humana y animal.

 

Animamos a todos los comerciantes y trabajadores de negocios en los que se genere residuo orgánico a unirse a esta nueva separación de residuos y a informarse de ella a través de los canales de comunicación habituales de la campaña: Twitter @AciertaOrganica y la web aciertaconlaorganica.es.

 

 

Compartir: