LA CAMPAÑA SE SUMA A LA CELEBRACIÓN DEL DÍA MUNDIAL DEL RECICLAJE

 

El domingo 17 de mayo se celebró el Día Mundial del Reciclaje, un evento en el que anualmente participan numerosos organismos oficiales, asociaciones no gubernamentales, grupos de ciudadanos… para concienciar sobre la importancia que tiene el tratamiento adecuado de los residuos en la conservación del medioambiente.

 

Desde la campaña “Acierta con la orgánica” también quisimos sumarnos a esta celebración, dando un paso más y dedicando toda una semana a la temática del reciclaje y la sostenibilidad.

 

Durante esos días el equipo educativo lanzó mensajes de sensibilización a través de las redes sociales, animando a los ciudadanos a cambiar algunos de sus hábitos y proporcionándoles ideas para lograrlo.

 

Partiendo del principio básico de las tres 3R´s (reducir, reutilizar y reciclar) y gracias a pequeños montajes fotográficos de 30 segundos de duración, se mostraron ejemplos fáciles de seguir y llevar a cabo desde casa. También se animó a la ciudadanía a poner en práctica otros conceptos, como reparar, rediseñar, renovar o recuperar, con objeto de invertir la tendencia en el tratamiento y la gestión de los residuos y así poder pasar de una economía lineal a otra circular.

 

Dentro de esa semana de sensibilización, uno de los contenidos a los que quisimos dedicar especial atención es la diferencia entre separar y reciclar, un concepto todavía confuso para muchos ciudadanos.

 

Nosotros, desde casa, no reciclamos, sino que separamos. Es decir, preparamos los materiales para que puedan ser sometidos a un proceso posterior de reciclaje; con ello evitamos que acaben en un vertedero y propiciamos una segunda vida a los residuos como materia prima en otros procesos. Por lo tanto, todos y cada uno de nosotros tenemos una pequeña responsabilidad para garantizar que se puedan dar nuevos usos a los materiales y evitar la sobreexplotación de los recursos.

 

No obstante, más allá de estos beneficios también existen otros motivos por los que separar y reciclar, motivos que no tienen por qué ser los mismos para todos; lo importante es que cada uno encuentre los suyos propios, reflexione y empiece a actuar.

 

Sin embargo, sean cuales sean nuestros motivos personales, eso no es lo fundamental, sino la colaboración conjunta en un mismo sentido para conseguir un mundo más sostenible.

 

Y tú… ¿también quieres colaborar?

Compartir: