ES TIEMPO DE REFLEXIÓN Y DE PASAR A LA ACCIÓN

 

Durante estos últimos meses hemos pasado tiempos difíciles, en los que la colaboración ciudadana ha sido fundamental para evitar la propagación de la COVID-19 y disminuir sus efectos.

 

Si nos paramos a pensar, son muchos los esfuerzos que se han pedido a la ciudadanía: quedarnos en casa como medida de prevención, evitar el contacto directo con nuestros seres queridos… Sin embargo, uno de los más importantes, y que ha pasado más desapercibido, es continuar depositando correctamente cada residuo en su contenedor.

 

Gracias a esta pequeña acción realizada por cada uno de nosotros desde casa, sumada a los esfuerzos por incorporar una nueva gestión separada de los residuos posiblemente contaminados por el virus, se han podido tratar adecuadamente en el Parque Tecnológico de Valdemingómez los residuos generados en nuestros hogares para evitar futuros contagios, recuperar la máxima cantidad de materiales reciclables para evitar que acaben en el vertedero y, lo más importante de todo, garantizar la seguridad de todos los trabajadores que intervienen en las diferentes fases de limpieza, recogida y gestión de los residuos.

 

No obstante, tras el confinamiento llega la fase de desescalada y, con ella, nuevos retos a los que enfrentarnos.

 

Los guantes y las mascarillas son algunos de los residuos que más generamos ahora en los hogares de Madrid, ya que se necesitan para salir a la calle y desplazarnos dentro de la ciudad. Sin embargo, día tras día se registran en las redes sociales numerosas imágenes de estos elementos desechados de forma incorrecta: abandonados en las calles, zonas comunes o parques, tirados por el retrete…, por lo que, además de generar suciedad o atascos en los sistemas de saneamiento, en el peor de los casos pueden ser nuevos focos de propagación de la enfermedad.

 

No debemos olvidar que, aunque la vuelta a la normalidad esté cerca, no hay que relajarse y es importante seguir depositando los residuos de forma adecuada. En el caso de los guantes y las mascarillas, deben introducirse en el contendor de resto (tapa naranja) o en las papeleras a pie de calle (si no queremos llevarlos hasta nuestro hogar), pero nunca debemos abandonarlos en cualquier lugar. Y también tenemos que recordar que la gestión de los residuos de las personas contagiadas requiere medidas especiales. Consúltalas.

 

Todos tenemos una responsabilidad con el resto de la sociedad; por eso, si no depositamos adecuadamente estos residuos en su contenedor, debemos ser conscientes de que esta acción puede afectar al resto de la población.

 

A veces esta tarea es difícil o nos podemos desanimar por el camino cuando vemos que otros no colaboran. Sin embargo, tenemos que pensar que cada uno de nosotros está poniendo un granito de arena muy importante para hacer de Madrid una ciudad mejor y que, entre todos, nuestras pequeñas acciones suponen una gran diferencia.

 

Una vez más, desde “Acierta con la orgánica” te invitamos a la reflexión, pero, además, no te quedes simplemente ahí y ¡pasa a la acción!

 

Recuerda que… ¡cuando tú colaboras, también aciertas!

 

Compartir: