TE RESOLVEMOS LAS 5 DUDAS MÁS COMUNES

 

Todos los días recibimos preguntas y consultas acerca de la separación de residuos y el adecuado uso del contenedor marrón a través de los canales que la campaña dispone para ello. Por eso nos hemos animado a resolver algunas de las más comunes. Esperamos que esta información te sea útil y que, poco a poco, ¡te conviertas en un experto en el contenedor de tapa marrón!

 

¿Debo usar bolsa para la separación del residuo orgánico? ¿De qué tipo tiene que ser?

Sí, hay que utilizar bolsa, ya que el residuo orgánico se recoge en contenedores de calle y de comunidad, no se deposita directamente en compostadoras comunitarias. Si no usáramos bolsas los contenedores se ensuciarían, generando malos olores y siendo necesaria su limpieza constantemente.

 

Respecto al tipo de bolsas, no es obligatorio, pero sí recomendable, que sean compostables, ya que con ellas nos aseguramos de que se degradan al mismo tiempo que el residuo orgánico en el proceso de generación de biogás.

 

Otra ventaja del uso de este tipo de bolsas es que, al ser más transpirables, evitan que se acumulen los líquidos que contienen los restos orgánicos, haciendo más cómodo su traslado y disminuyendo los malos olores.

 

Para terminar, solo nos queda recordar que las bolsas biodegradables no son necesariamente compostables. Se diferencian en las condiciones y el tiempo necesarios para llevar a cabo el proceso de degradación. Las compostables llevan el sello “OK Compost”.

 

¿Qué se hace con el residuo orgánico: biogás o compost?

El residuo orgánico que se recoge en el contenedor de tapa marrón se transporta con los camiones de recogida hasta la planta de biometanización de Las Dehesas. Una vez allí, el contenido de las bolsas pasa por un trómel que elimina los elementos más voluminosos, ya que no se consideran materia orgánica. En el complejo de biometanización, el residuo orgánico fermenta por la acción de microorganismos sin presencia de oxígeno, originando biogás y digesto. El biogás se somete a un proceso de depuración y limpieza en la planta de tratamiento de biogás, obteniendo biometano que finalmente se inyecta en la red gasística de Enagás.

 

Tratado adecuadamente, el digesto que se produce en el proceso de producción de biogás adquiere capacidad fertilizante. En la actualidad, está en licitación una moderna planta de compostaje en la que este digesto se mezclará con restos de poda, con el fin de obtener un compost de alta calidad que pueda ser usado como fertilizante.

 

Antes de la existencia del contenedor de orgánica, también se aprovechaban —y se siguen aprovechando— los restos orgánicos que se depositan (ahora indebidamente) en el contenedor de resto. Con esta materia orgánica procedente del contenedor de tapa naranja se realiza una digestión aeróbica para obtener un material bioestabilizado, que podría usarse como material para la mejora de suelos; también se destina parte de ella a un proceso de biometanización (digestión anaeróbica) para obtener biogás que, tal como sucede con el biogás procedente de la bolsa de orgánica, se somete a un proceso de depuración y limpieza para obtener biometano que se inyecta en la red gasista. El digesto que se obtiene en este proceso de biometanización, al ser de peor calidad por proceder de materia orgánica no recogida selectivamente sino recuperada de la bolsa de resto, no podrá transformarse en un compost de calidad; aun así, se somete a un proceso de estabilización.

 

En conclusión, si todos separamos correctamente la nueva fracción orgánica, en su proceso de tratamiento se obtendrá más biometano y un fertilizante de calidad, lo que redundará en beneficio de todos los ciudadanos de Madrid.

 

¿El cartón de una caja de pizza va al contenedor azul, al de resto (tapa naranja) o al de orgánica?

La grasa dificulta el proceso de reciclaje de los cartones y papeles que depositamos en el contenedor azul (papel y cartón). Por este motivo, cuando los cartones estén manchados de grasa, aceite o restos de comida, es mejor depositarlos en el contenedor marrón de orgánica.

 

Normalmente es posible separar la tapa de la caja de pizza, que no suele estar manchada de grasa, para depositarla en el contenedor azul, y solo depositar en el de orgánica la parte manchada.

 

¿Servilletas de papel y clínex… al de resto (tapa naranja) o al de orgánica?

Primero hay que destacar que esto solo afecta al papel fino de celulosa del que están hechos los clínex, las servilletas o el rollo de papel de cocina. En estos casos, solo debe ir con la orgánica si está manchado de restos de comida o de aceite. Si contiene restos de origen biológico, de índole sanitaria (sangre, etc.) o de elementos químicos como pinturas, productos de limpieza, tóxicos, etc., deben depositarse en el contenedor de tapa naranja (resto no reciclable).

 

No afecta a las hojas de papel tipo folio, cuadernos, etc., que deben seguir depositándose en el contenedor azul.

 

¿Cuándo va a llegar la recogida del contenedor marrón al distrito Centro?

En principio, el inicio de la recogida de orgánica para la zona Centro está previsto para el mes de septiembre de este año. Este distrito se ha dejado para el final porque en él la recogida de basura se realiza de forma especial. Por ello, hay que hacer ajustes precisos en el nuevo sistema en función de lo aprendido estos años a partir de las implantaciones en los distritos restantes.

 

¿Tienes más dudas? Te recordamos los canales por los que puedes seguir realizando preguntas:

  • A través del perfil de Twitter propio de la campaña @AciertaOrganica
  • Escribiendo un correo a organica@madrid.es
  • Llamando al 010 (teléfono gratuito)
  • Consultando el apartado ‘Resuelve tus dudas’ de nuestra web

Compartir: