CADA PEQUEÑO GESTO CUENTA

 

Uno de los problemas de suciedad más importantes en la ciudad y con el que los servicios de limpieza viaria se encuentran cada vez más en su día a día es el abandono de colillas en la vía pública.

Las colillas constituyen el residuo abandonado más abundante en todo el mundo y representan entre el 30 y el 40 % de todos los residuos recogidos cada año en la limpieza urbana.

Si echamos un vistazo al suelo, es frecuente encontrar restos de colillas en las paradas de autobús, entradas de establecimientos comerciales, inmediaciones de instalaciones públicas… Con el paso del tiempo, el gesto de tirar una colilla a la vía pública se ha ido interiorizado como algo normal y natural; pero se trata de una percepción errónea, que nada tiene que ver con la realidad de la situación: más allá del posible impacto visual y la sensación de suciedad que pueda causar, este gesto genera daños en el medio ambiente y en la salud de los ciudadanos.

Los cigarrillos contienen sustancias tóxicas (nicotina, alquitrán, arsénico, cadmio, plomo…) y algunos componentes que tardan más de 12 años en degradarse. Al mojarse o descomponerse, parte de estas sustancias tóxicas se liberan y pasan al suelo, a las aguas subterráneas y al entorno que nos rodea.

Si queremos resolver esta situación, debemos de empezar a colaborar socialmente y a ser más conscientes de las acciones que realizamos y de sus repercusiones.

Cambiar el simple gesto de arrojar las colillas y cenizas al suelo por otros más respetuosos, como guardarlas en un recipiente portátil hasta llegar a casa o depositarlas adecuadamente en las papeleras cercanas, puede ser una solución.

Y aunque sabemos que corregir un hábito equívoco no es nada fácil, se hace mucho más llevadero si tienes ayuda para solventar el problema. Recuerda que hemos ampliado y puesto a tu disposición más de 64.000 papeleras con cenicero distribuidas por toda la ciudad, donde puedes apagar y depositar tus colillas.

Como ves, nosotros te ayudamos, pero mejorar la limpieza de los distritos y la calidad de vida de tus vecinos y vecinas comienza en tus manos.

¿Nos ayudas sumándote a este cambio?

 

 

 

 

Compartir: